Marca

ARTE DOMÉSTICO–ARTE DOMESTICADO

Numerosas tradiciones artísticas a lo largo de los siglos se han centrado en la vida doméstica. Por ejemplo, las pinturas de escena de género del siglo xviii cultivaban una imagen de la mujer virtuosa que trabajaba tranquilamente en la concina, como en las pinturas de Jean Siméon Chardin. Desde los años sesenta, las artistas feministas han desafiado esta norma social mediante las aportaciones en la esfera pública de sus perspectivas sobre el espacio privado del hogar. En el siglo xxi este concepto va más allá: el hogar no tiene género y no necesariamente se considera un escenario anodino.

Con estas piezas presento una irónica metáfora utópica: ¿Arte doméstico o Arte domesticado? Mientras discurre la pregunta sobre la condición del artista y su obra, como si de un objet trouvé (arte encontrado en castellano) se tratara, aprovechamos para adquirir objetos bellos, divertidos y únicos para convertir nuestro hogar en un universo genuino.

EL PORQUÉ DE LA CREACIÓN DE LA MARCA

El arte y el interiorismo son dos disciplinas entrelazadas, que van de la mano, ya que las obras de arte dotan los espacios interiores de alma. Las obras de arte tienen un impacto estético evidente, pero a su vez una historia que contar.

El confinamiento nos ha hecho replantearnos y reflexionar sobre la relación que tenemos con nuestra casa, para responder así a la acción de habitar. La vivienda, hasta ahora una gran desconocida, ha influido mucho en las personas, que han tenido que aprender a mirarla con otros ojos. Los espacios son nuestra imagen y la vivienda es el reflejo de la identidad de quienes viven en ella.

El hogar ha adquirido importancia y sentirse bien en él refleja el arte de vivir en una nueva modernidad. El hogar es nuestro espacio de libertad y mediante mis propuestas me gustaría ofrecer espacios con vida que nos permitan detectar la riqueza del mundo doméstico, y que nos permitan dotarlo, si uno quiere, de un poco de humor, mediante elementos no solamente decorativos, sino funcionales y auténticos.

Además del evidente impacto estético o transgresor, las creaciones tienen historias que contar. Muchas de ellas son piezas únicas que forman parte de universos creativos. Productos que quieren transmitir a los clientes una visión sobre un estilo de vida único, personal y divertido; un viaje continuo dentro de los ideales de belleza.

Para empezar me he rodeado de artistas amigos que me han brindado su apoyo con toda su generosidad y su talento. Con ellos empiezo un proyecto fascinante que, por sentado, irá evolucionando a lo largo del tiempo.